$0
0 artículos en el carro de compra

Tutos Peluches para bebés y niños

¿Por qué debe tener tu bebé un peluche?

Un bebé con un peluche es una imagen conocida. Al principio, los bebés suelen observar y chupetear sus peluches. Cuando los bebés cumplen aproximadamente medio año es cuando realmente sienten apego por sus peluches. Y eso no debe extrañarnos, porque es alrededor de esa edad cuando los bebés empiezan a extrañar. Les cuesta más despedirse de mamá y papá. Es entonces cuando un peluche suave, con el olor conocido de su hogar, les aporta una sensación de consuelo y seguridad. Los niños pequeños tienen otra relación con sus peluches: no se separan de ellos y los implican en su juego. Tu niño pequeño puede tratar a su peluche con cariño, pero también con más dureza. Así tu niño empieza a entender el mundo que le rodea.

¿Qué peluche?

Pero, ¿qué peluche le conviene más a tu bebé? ¿Un peluche trapito, una mantita o un animalito de peluche? ¡Hay tantos tipos y medidas! No obstante, para tu hijo no va a ser tan difícil elegir su peluche, porque los propios bebés sienten rápidamente una mayor inclinación por un peluche determinado. Como padre debes observar el aspecto práctico. El peluche debe ser fácilmente lavable y transportable. Una mantita puede ser excelente para que tu bebé se sienta protegido, pero no resulta tan cómodo para si lo quieres llevar todos los días a la guardería. También te aconsejamos que compres un segundo ejemplar de su peluche preferido por si el primero se pierde.

Los peluches de Difrax

Agradables abrazos con
Mario, Elliot o Leo

Diversos peluches trapito
conejo, tuttie poppie, peluches trapito, pierrot

Peluches crujientes
Erizo, Sunshine label

Peluches mordedores

Peluches y seguridad

Un peluche también debe ser 100% seguro. En primer lugar, no puede tener piezas sueltas, como botones u ojos. Existe el peligro de que tu bebé quite esas piezas del peluche y se las meta en la boca. Por otra parte, las costuras deben estar bien cerradas para que no se pueda soltar relleno del peluche. Siempre debes comprobar que tu bebé puede respirar libremente mientras duerme. Si es necesario, retira el peluche y pónselo al lado de su camita (pero siempre en un lugar visible para tu bebé). Así no existe peligro de asfixia.

Peluches y edad

No hay una edad fija en la que los niños ya no necesitan peluches. Tú mismo te darás cuenta de cuándo tu hijo/a ya no siente tanto apego por su peluche. La mayoría de los niños se despiden de su peluche cuando tienen seis o siete años.

Consejos sobre los tutos peluches Difrax

  • Procura que el peluche sea fácilmente lavable y lávalo con regularidad.
  • Ten siempre preparado un ejemplar adicional del peluche favorito de tu hijo/a.
  • Intenta aliviar la tristeza de tu hijo/a si su peluche se ha perdido. Habla sobre el peluche y haz un dibujo en el que aparezca.
  • Deja los peluches en casa en la medida de lo posible. ¡Así no se pueden perder! .
  • Deja que sea tu propio hijo/a quien decida cuándo quiere despedirse de su peluche. Generalmente lo hará sólo.
  • Es importante que el peluche tenga el olor correcto. En este sentido te recomendamos que duermas una noche con el peluche favorito de tu hijo/a.